Ir al contenido principal

Entradas

Alegoría de la caverna.

Todos tenemos en algún momento de nuestra vida un amor irrealizable a algo, es una especie sueño que pensamos es muy difícil de lograr, pero que en nuestras más íntimas fantasías, en las noches mientras buscamos desesperadamente el descanso dando vueltas y vueltas en la cama; ahí está, siempre, dando vueltas en nuestra cabeza de forma obsesiva. Ese sueño para mí, es Venezuela.



Lo que podríamos ser se mezcla con lo que fuimos. Los recuerdos de la infancia, de dicha y alegría se bañan con lástima en la melancolía y las quejas del presente. Contemplar el abismo y sentirse un extraño mientras se está cayendo. Gritar y exclamar pidiendo explicaciones. ¿Por qué a nosotros? Luego darse cuenta de la dolorosa verdad del mundo. Lidiar con las injusticias de la existencia, continuar viviendo a pesar del sufrimiento. Hoy me desperté pensando a cerca de la pasión. ¿Cuál era el significado de esta palabra? Luego de dar unas vueltas con indecisión en mi cama, decidí levantarme, buscar un diccionario e…
Entradas recientes

Dos poemas.

Eternidad

¿Qué por qué he cambiado?
¿Qué por qué ya no soy el mismo?

¿Quieres saber que han visto mis ojos al otro lado del espejo?
¿De qué sabor era el vino de aquel cáliz de fuego?

Mi mirada envejeció, en efecto, mi andar es distinto, mi voz más ronca, yo ya no soy yo.
He dejado de ser yo, para ser éste.

Más frío, más lejano,
de aliento helado, tan helado… Y aquél que conoce mi calidez aún desconoce quién soy.
Y aquel que conoce mi calidez, aún no sabe quién soy.

Yo soy esto, esto que está aquí, ahora.
Al lado mío, conmigo, como una sombra.

Yo soy esto que se levanta cómo el sol en las mañanas, que baja en los dorados atardeceres en los mares, y soy esto en la noche estrellada.
En los días de soledad, ¡maldita, maldita! Soledad.

Y soy ceniza que deja el fuego y se mueve en el aire.
Soy música, café y tierra, fruto caído del árbol.

Yo soy esto qué es hombre, qué es mujer, madre, padre e hijo.

Soy polvo cósmico de alguna partícula estelar que brilla en lo alto del firmame…

Crónica de un apagón.

72 horas sin luz.


Ése fue el primer apagón nacional que hubo en Marzo. Ayer, vuelve a irse la luz durante varías horas en casi todos los estados del país.

Son muchas las horas para pensar y pensar, mientras miró al cielo lleno de estrellas. La tragedia en la que vive Venezuela, nunca, en mi adolescencia, pude imaginar vivir algo similar.

Estoy leyendo un libro, El Padrino, de Mario Puzo, y, la introducción antes del capítulo primero, comienza con la siguiente frase,

'Detrás de cada gran fortuna, hay un crimen.'
                                                                           - Balzac.

El libro, llevado a la pantalla y convertido en un clásico no sólo de la literatura, si no también del séptimo arte.

La historia, basada principalmente en la figura de Vito Corleone y su omnipresencia en los primeros capítulos, me hace un poco de gracia. Hollywood, que detrás del brillo y la belleza del cine, siempre nos ha presentado en sus películas 'la gran vida Americana', excesos…

Hip hop; orígenes, decadencia, y cambio social.

El hip hop,



 cómo ahora lo conocemos, tiene sus orígenes en Nueva York, en los distritos de Brooklyn, Harlem pero más específicamente en el Bronx. 
Todo comenzó en los años 70, en Estados Unidos. El sueño Americano era lo más deseado por todos, a excepción de los Afroamericanos e Hispanos, quienes para aquella época resultaban marginados por la sociedad debido a sus orígenes y la fuerte división racial que existía en ese país para aquella época.

     Así, el Hip Hop nace cómo un movimiento en contra de lo establecido, en rebelión al establishment y proveniente de sectores de Nueva York que se sentían olvidados por el gobierno, excluidos del progreso.
"Para este grupo de jóvenes, ofrece rebelarse en contra de las desigualdades y penurias que se vivían en las áreas urbanas de escasos recursos de Nueva York, así que el hip hop funcionó inicialmente, cómo una forma de auto-expresión que propondría reflexionar, proclamar una alternativa, tratar de desafiar o simplemente evocar el estad…

Tres poemas.

Cuando quiero escribir, no escribo.
Cuando no busco a las musas qué me inspiran a decir algo, ellas me encuentran, profundo, melancólico, bañándome en las lluvias de mis remordimientos y tristezas. 
Cuando no quiero escribir, escribo.  Para desdibujar de adentro hacia afuera mi alma en las hojas del papel y el grafito. 
Cuando lloro, habla mi silencio, escriben mis penas lo que les dicta el tiempo, la alegría, la naturaleza, la juventud qué se va cómo hoja qué se deja arrastrar por el viento. 
Cuando quiero escribir... 
Se calla el viento. Grita el silencio. Lloran las rosas. Ríen los colibríes. Vuelan las mariposas. 
Cae la llovizna en los matorrales. 
Las flores se sonrojan. 
Cuándo escribo muero, y vuelvo a nacer. 
Más fuerte, más dulce, más tierno y frío. 
Cómo períodos de lluvia en días mojados de Julio. 








Composición del mediodía
El verso canta al aire su copla.  De celestiales cantos se llenan mis pensamientos inmersos en el caos y rencor de mi ego. 
¿Qué es aquéllo que llevo den…

5 de Julio.

Cuando se quiere aprender a jugar los dados, ¿a quién conviene asociarse: a un hombre justo o a un jugador de profesión? - A un jugador de profesión. - Y para la construcción de una casa, ¿vale más dirigirse a un hombre justo que al arquitecto? - Todo lo contrario. - Mas así como para aprender la música me dirigiré al músico con preferencia al hombre justo, ¿en qué caso me dirigiré más bien a éste que a aquel? - Cuando se trate de emplear el dinero (....) - El que es hábil para preservarse de una enfermedad y prevenirla, ¿no es, al mismo tiempo, el más capaz de darla a otro? - Lo creo. ¿Quién es el más a propósito para salvar a un ejército? ¿No lo es el que sabe burlar los designios y los proyectos del enemigo? - Sin duda. - Por lo consiguiente, el mismo hombre, que es a propósito para guardar una cosa, lo es también para hurtarla. Luego si el justo es a propósito para guardar el dinero, lo será también para hurtarlo. -Por lo menos, es una consecuencia de lo que acabamos de decir. - Luego el homb…

Socialismo.

Érase una vez un hombre sin cara...



Nació sin tener ningún nombre, en su partida de nacimiento sólo decía la hora, el día y la localidad donde se encontraba la Institución de salud en la que había nacido, pero ni su nombre ni su apellido se encontraban escritos en el documento.

Él, vivió la vida cómo cualquier otro individuo; se crió en un hogar con ingresos económicos medios, los suficientes para llevar una buena vida junto con sus padres. Fué a una escuela pública cuando era niño y luego a un liceo privado de adolescente. Tuvo buenos amigos, conoció muy buenas personas, pero los demás nunca supieron cuál era su nombre. Cuando el profesor pasaba la lista antes de comenzar las clases, al llegar a la sección donde debía estar escrito su nombre, decía 'Fulano de tal'.

El profesor entonces, decía; 'Fulanito'.

- Presente. Era la voz del niño.

Fulano de tal, era de estatura media, sin ningún tipo de rostro pero de una larga y hermosa cabellera negra y dedos largos muy finos…